It’s the end of the world… as we know it. The last capitalist pandemic?

It’s the end of the world… as we know it. The last capitalist pandemic?

Texto breve publicado en el Special Issue: “Pandemic (Im)Possibilities”. 45(1), 2 Junio 2020, The Europeran Sociologist (https://www.europeansociologist.org/index/author-index/mariano-f%C3%A9liz)

The world is undergoing what will probably be a trascendental change. Capitalism has been getting deeper into its civilization crisis and the current pandemic is just its latest development [1]. The 2008 crisis was a premonition of the crisis of the Capitalocene. The geologic era of the domination of Capital is coming to terms with Earth.

This is not just a health crisis, not just another pandemic. It is fundamentally a crisis of care work and social reproduction. What is at stake now is how we take care of each other, how we attend to the fact that we are fragile beings. Life on earth as we know it is on the brink of radical transformation.

We need to understand the political economy of disease. This is a capitalist pandemic. It is for sure the first full blown pandemic provoked by the uncontrolled development of capitalist-patriarchal-racist relations of production. It is the crisis of the current stage of the transnationalization of capital [2]. This virus is the byproduct of capital’s destruction of the natural environment to the end of its own reproduction as dominant social relation [3]. It is the result of the displacement of animals from their natural home and the annihilation of plants, and the result of a way of living that crowds people in megalopolis, stuffed in subways and busses, confined in factories, offices and prissions.

Across the World, governments have responded in an uncoordinated fashion. In fact, the pandemic has put into crisis all pre existing infrastructure and institutions. The post-WWII world has been wounded to death, as is the so-called (post-Reaganite/Thatcherite) New World Order. Lockdown after lockdown, worldwide capitalist production and distribution becomes impossible. Capital valorization falls into the abyss of general devaluation. Global value chains, already strained by increasing tensions, are mortally disrupted [4]. Financial markets receive the full blow of the crisis, as do countries on the lower end of the chains of unequal exchange. Regions exporting primary commodities and basic manufactures see the clouds of capitalist depression closing in fast.

“We are all Keynesians again” is the tag of war of governments all over. Talk of War Keynesianism abound [5]. Mass government intervention-cum-estatization in the health system and all critical industries, expansive monetary policy and cash transfers and subsidies for almost everyone, have become part of the new economic policy toolbox. There’s no more talk of austerity. There are even increasing pressures for increasing taxation on the rich, and of a more or less general debt jubilee for countries. A theoretical battle is being fought between the neoliberal and developmental camps. Critical theory has gained places in the front seats of current issues. Platforms of conservative ideas (such as the Financial Times newspaper or the Economist magazine) cuddle with radical reformism.

Latin America will be heavily hit by the crisis. In the aftermath of the Pink Tide, a new wave of authoritarian politics has consolidated in the region. Progressive politics has been tainted by conservatism, although disguised in a renewal of neodevelopmentalist ideas [6]. The pandemia has become the perfect excuse for increasing social control, especially in ‘hotspots’ in popular neighborhoods. Security forces everywhere have regained control of the streets and social movements after a couple of years in which popular resistance had gained momentum. Struggles against tariff hikes, against adjustments in social security and wages, struggles to stop megamining and femicides have taken another tempo, they have all gone underground as mandatory quarantine bans open mass mobilizations. Democracy has all but lost its essence, particularly in Latin America. Now, political debate and political participation have gone under with the plague.

As we said, this crisis is most of all a crisis of care and reproduction. It has put in the fore the need for a revolution in the organization of the provision of these fundamental activities. The eco-feminist movement has long put reproductive work at the center of its most radical thinking. As civilization seems to fall into a crack, social movements need to push forth the need for a radical transformation in social organization [7]. Less work, more pay, less consumption, more free time, are keys to the constitution of a new social articulation that can put in at the political center the reproduction of life free from alienation and violence. Social movements, people organized on the ground, on their living territories, have long developed alternatives to capitalist organization of reproduction and care. We need to put these practices in the front line of the debate. Collectives are part of the solutions, while Capital and its State clearly part of the problem.

[1] Mészaros, Istvan (2009), The Structural Crisis of Capital, Monthly Review Press.

[2] Delgado, Andrés (2020), “Geopolítica de la pandemia. Coronavirus en el capitalismo global”, March 30th.  http://zur.org.uy/content/geopol%C3%ADtica-de-la-pandemia-coronavirus-en-el-capitalismo-global

[3] Korol, Claudia (2020), “Interview with SIlvia Ribero: ‘No le echen la culpa al murciélago’”, April 3rd. https://www.pagina12.com.ar/256569-no-le-echen-la-culpa-al-murcielago

[4¡ Roberts, Michael (2020), “It was the virus that did it”, March 15th. https://thenextrecession.wordpress.com/2020/03/15/it-was-the-virus-that-did-it/

[5] Roberts, Michael (2020), “ A war economy?”, March 30th. https://thenextrecession.wordpress.com/2020/03/30/a-war-economy/

[6] Féliz, Mariano (2020), “Pandemonium: tiempo de cambiarlo todo”, March 25th. http://zur.org.uy/content/pandemonium-tiempo-de-cambiarlo-todo

[7] Requena Aguilar, Ana (2020), “Amaia Pérez Orozco: ‘Es el momento de garantizar ingresos con una renta mínima, pero a futuro la renta básica no es lo más potente’”, April 3rd. https://www.eldiario.es/economia/Amaia-Perez-Orozco_0_1011399352.html

Infraestructura como activo: la nueva cara del saqueo de nuestros bienes comunes

Breve comentario sobre el libro  Licencia para saquear. Infraestructura y extracción financiera en el Sur Global, de Nicholas Hildyard. La traducción del mismo al español fue encarada por les compas del Observatorio Petrolero Sur. El comentario fue publicado por Huerquen, Colectivo de Comunicación.

Gracias!

El saqueo capitalista tiene formas múltiples. Estamos acostumbrades a verlo cómo destrucción de la naturaleza en modalidades tradicionales como el agronegocio, la megaminería o el fracking hidrocarburífero. A veces lo entendemos bajo la apariencia general de la deuda o proyectos de infraestructura, como expresión de la apropiación capitalista de la riqueza.

El libro de Nicholas Hildyard, Licencia para saquear. Infraestructura y extracción financiera en el Sur Global, aporta elementos para una comprensión más abarcativa e integral del proceso de saqueo en el capitalismo contemporáneo, bajo formatos que articulan la destrucción de la naturaleza y los bienes comunes con la multiplicación del capital financiero a nuevas formas.

En esta etapa del capitalismo internacionalizado, la infraestructura es un medio clave de extracción de riquezas en favor de las clases dominantes. Hildyard propone hacer un aporte a la comprensión de cómo aquella aporta no sólo a la acumulación ‘originaria’ de capital en manos de unxs pocxs sino sobre todo de qué manera este mecanismo les permite aferrarse a esa riqueza expropiada.

El libro propone entender cómo el capitalismo avanzó en convertir la producción de infraestructura en una clase de activo, en un medio de valorización del capital en forma financiera. A partir de la exploración de las denominadas Asociaciones Público Privadas (APP) muestra cómo el capital ha construido una dinámica que está transformando el mundo en un patrón de reproducción ampliada donde la infraestructura es un medio de extracción de valor, apropiación y concentración de la riqueza.

Explica con claridad cómo la infraestructura, como activo, supera ampliamente los tradicionales proyectos de carreteras u obras hidroeléctricas, e incluyen escuelas, hospitales y otros bienes y servicios públicos. En esta transformación, la concepción de infraestructura por parte de las finanzas, la reconfigura para generar flujos de ingresos estables derivados de contratos con el sector público. Es decir, lo que muestra Hildyard, es cómo el capital financiero ha construido formas de apropiación de valor a través de la producción y gestión de infraestructura pública.

Estas nuevas formas de extractivismo financierizado tiene impactos gigantescos a escala global. No solamente contribuyen a ampliar la desigualdad a partir de la concentración de ingresos y riquezas en pocas manos, sino que ellas son parte de un proceso de reproducción social crecientemente antidemocrático, elitista e inestable. Unos pocos grandes fondos de inversión globales controlan las decisiones sobre qué proyectos serán impulsados sin considerar las demandas y necesidades populares, y sin garantizar que las grandes mayorías accedan a los servicios elementales. Es el rendimiento económico (para los inversores) y no las necesidades que pueden satisfacer, lo que define si un proyecto será o no encarado. Por otra parte, el proceso se sostiene en mecanismos altamente especulativos, propensos a desarrollar burbujas que siempre explotarán, con los consiguientes costos sociales y económicos.

El centro de estos proyectos son los flujos de caja contractuales hacia el capital financiero. Toda la estructura legal que se articula en torno a ellos buscará garantizar la sostenibilidad de esos flujos. A través de una multiplicidad de mecanismos legales (si, estos mecanismos son ‘mayormente’ legales), el capital financiero logra poner al Estado a su servicio: la deuda pública como garante de los negocios privados, las concesiones para la operación y construcción de proyecto siempre con garantía estatal de rentabilidad o pago de las obligaciones privadas, los honorarios multimillonarios por la provisión de servicios de asesoría, asistencia legal y contable, etc. Los Estados quedan tan comprometidos a garantizar las condiciones de rentabilidad estos proyectos, que los recursos disponibles para el resto de las políticas públicas son dramáticamente reducidos. He aquí la fuente del déficit que siempre es puesto como límite a las políticas en favor de las mayorías: el problema no es la falta de recursos económicos ni monetarios; el problema reside en la apropiación de los mismos por parte del capital financiero globalizado.

El libro deja claro cómo a través de esos mecanismos se está produciendo una reorganización geográfica del capitalismo. En un aporte clave, el libro explica la imbricación entre la concepción de la infraestructura como una clase de activo y el desarrollo de los megaproyectos como la IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) en América del Sur y la nueva Ruta de la Seda con base en China. De forma muy clara muestra cómo más allá de los matices, gobiernos conservadores o dit progresistas en todo el mundo han apostado a estos emprendimientos casi sin miramientos ni reflexión crítica. Estos proyectos son expresión cabal de la multiplicación del saqueo de nuestras riquezas y bienes comunes con la mediación del capital financiero. Los proyectos pretenden supeditar la naturaleza y los derechos de los pueblos a los intereses del capital internacionalizado que buscan articular la extracción de riquezas naturales con los espacios de producción y centros de consumo concentrados en unas pocas megaciudades globales.

El autor plantea la discusión en torno a cómo comprender las vulnerabilidades del capital y de qué forma podemos pensar estrategias que desestabilicen realmente el poder de las élites. En efecto, los proyectos de infraestructura para el saqueo enfrentan conflictos cada vez más importantes en los territorios. En este sentido, Hildyard propone y debate el papel de las organizaciones populares. Presenta primero una revisión crítica de la participación de las ONGs en estos procesos. Propone reflexionar sobre nuestras prácticas militantes y de resistencia apuntalando la necesidad de poner en el centro la recuperación de nuestras historias, la construcción de relaciones políticas de cuidados, confianza y diálogo respetuoso, para sostener prácticas políticas mejor arraigadas. Finalmente, reflexiona sobre el papel de nuestras luchas en los territorios y las complejidades de articular formas de resistencia cada vez más amplias. Señala con claridad que el futuro no está predefinido y que los planes de colonización capitalista nunca están asegurados, pues la lucha colectiva ha demostrado en muchos casos capacidad de enfrentarlos.

En definitiva, este libro es un aporte fundamental a la comprensión de las transformaciones que se están operando en el capitalismo contemporáneo y las articulaciones profundas que existen entre los megaproyectos de infraestructura y el capital financiero global. Sobre todo, es un gran aporte a la lucha popular contra esos proyectos y por la configuración de formas alternativas de vida.

Ahora, más que nunca: el Pueblo tiene que saber de qué se trata.

El pueblo tiene derecho a saber de qué se trata. Para no pagar lo que no debe.

Video de la actividad. En el minuto 30:30 me tocó decir unas pocas palabras.

[en youtube]

Breves notas sobre la oferta oficial frente a la deuda odiosa (en default virtual)

  1. El 16 de Abril de 2020 el Ministro de Economía Martín Guzmán presentó los rasgos generales de la propuesta de renegociación de la deuda externa pública del Estado nacional en poder de acreedores privados.
  2. La propuesta no incluye la deuda con el FMI y otros organismos internacionales, que se seguirá pagando. Igualmente, queda fuera de discusión la deuda bajo legislación nacional que se “re perfiló” (es decir, se postergó el pago, pero se seguirá pagando). En síntesis, la propuesta sólo atañe a un 20% de la deuda pública.
  3. En el paquete se incluyen solamente unos 68 mil millones de dólares emitidos bajo ley extranjera (es decir, emitida de forma que los litigios en torno a su pago se resuelven en el sistema judicial de otros países, en general Nueva York). La propuesta no cuestiona esta injustificada cesión de la soberanía.
  4. La proyecto oficial incluye (a) una muy leve reducción en el valor del capital adeudado, (b) importante reducción en la tasa de interés (casi ⅔ de reducción), (c) suspensión de pagos de capital e intereses hasta 2023 (sin aclarar si durante ese período se capitalizarán los interes no pagados), (d) extender los plazos de pago (sin precisiones).
  5. Las estimaciones preliminares indican que la propuesta significaría una ganancia de capital para quienes hoy compran deuda argentina en ‘default virtual’: la quita total implícita en la oferta oficial, es menor que la que esperaban los especuladores (“mercado”). Por eso, hoy los títulos públicos aumentaron su valor.
  6. La propuesta garantizaría el repago de la deuda, es decir evita el default abierto. Esto significa que se garantiza la reapertura del ciclo de endeudamiento y los intereses de los acreedores.
  7. Esta propuesta se hace a destiempo y es sobreactuada: se garantiza el repago de la deuda cuando el capitalismo atraviesa una crisis inmensa y ha sido puesto en duda el conjunto del régimen global de deudas soberanas. Hasta el FMI habla de hacer “borrón y cuenta nueva” (Jubileo Global) mientras el gobierno argentino ofrece seguir pagando.
  8. El gobierno habla de sostenibilidad de la deuda, lo cual ratifica el punto anterior: se renegocia para seguir pagando la deuda odiosa.
  9. La información presentada indica que en 2020 se podrían ahorrar 4500 millones de dólares, y entre 2020 y 2025 se ahorrarían 34100 millones de dólares.
  10. Aclaran que con el ahorro de 2020 se podrían hacer muchas cosas: comprar casi 390 mil respiradores, aumentar 3 veces el presupuesto de Salud, pagar 4 veces más beneficios del IFE y multiplicar por 17 el gasto en asignaciones universales, por ejemplo.
  11. Claro que no dice que (a) los dólares que se ahorran no están disponibles porque el Estado no los tiene, ni que (b) los pesos que se ahorrarían no se asignan en concreto a ningún gasto en el presupuesto.
  12. Por un lado, los miles de millones de dólares que pueden ahorrarse, en realidad no podrían pagarse pues el Estado no los tiene y la economía argentina no puede generarlos; por eso estamos en default (virtual). Lo que llaman ahorro en la propuesta, es en realidad mucho menos de lo que se ahorraría si la deuda (incluida la deuda con el FMI y el Club de Paris) se dejara de pagar por ilegal e ilegítima (odiosa).
  13. Además, ese ahorro son dólares que no se tienen ni pueden conseguirse, así que en realidad la opción al ahorro propuesto, no es pagar sino defaultear.
  14. Por otra parte, en la propuesta no se asigna el ahorro a ningún rubro concreto del presupuesto nacional (que no está siguiera aprobado para 2020).
  15. ¿El gobierno asignará realmente el ahorro sugerido (4500 millones de dólares, sólo en 2020) a invertir en el Pueblo? ¿Incluirá en el Presupuesto 2020 la compra de respiradores y la ampliación de la AUH? ¿Incluirá la transfomación del IFE en un ingreso universal de carácter permanente, por ejemplo? 
  16. ¿Ese ahorro se destinará efectivamente a los posibles usos alternativos? ¿Eso es un compromiso, o sólo un ardid publicitario?
  17. ¿No será que el gobierno, simplemente, usará ese ahorro para reducir el déficit fiscal y garantizar la solvencia, consolidando la sustentabilidad de la deuda, que junto con el FMI tanto desean?

17 de Abril de 2020.

Mariano Féliz

Gracias a Melina Deledicque y Francisco Cantamutto por sus atentos comentarios.

“Esta es una deuda injusta e ilegal que hay que dejar de pagar”

Entrevista que me hicieron compas de La Izquierda Diario hace un par de semanas [ver aquí la nota en el portal]


Conversamos con Mariano Féliz, economista, docente de la Universidad Nacional de La Plata, investigador del CONICET, militante de Comuna en el Frente Popular – Darío Santillán – Corriente Nacional sobre la crisis sanitaria y su relación con la economía.

¿Qué carácter tiene la crisis del covid-19 y cuál es su impacto en comparación con las previas (1930, 2008)?

 La actual crisis capitalista que parece tener la forma de una crisis sanitaria vinculada a la expansión del Coronavirus es, en realidad, la última fase de una crisis iniciada allá por 2008 a escala global que viene llevando al capitalismo a tener un nivel de crecimiento muy bajo en relación al promedio histórico de las últimas décadas y que solo fue postergada en cuanto a su explosión por el desarrollo del capital financiero de formas del capital ficticio.

El surgimiento del Coronavirus lo que hizo fue acelerar estos tiempos de la explosión de este capital ficticio, de esta burbuja especulativa, aceleró los tiempos y detuvo de una manera brutal los procesos de valorización del capital a escala internacional. Es importante entonces tener en cuenta que en este marco con estos datos, la crisis acelerada por el Coronavirus está llevando al capitalismo global a una situación muy similar allá a la del 2008 en términos de profundidad de la crisis pero mucho más intensa en términos de aceleración, de manera tal que no sería extraño que esta sea una crisis de una magnitud, de formas bastantes más parecidas a la crisis de fines de los años 20/principios de los años 30 del siglo XX, con una intensidad mucho mayor por el volumen de integración del gran capital a escala internacional y la globalización del todo el capital en todas sus formas.

¿Cómo repercute en América Latina en particular? ¿Y en Argentina?

 Esta crisis está impactando y va a impactar muy fuertemente en América Latina fundamentalmente a través del impacto que tiene sobre la caída de los precios internacionales de los productos primarios que exportan los países de nuestra región. El dato más significativo en este sentido es la caída brutal en los precios del petróleo que ya se encuentran por debajo de los 20 dólares el barril en una caída de más del 50% en pocas semanas. Todo esto lo que hace es desacelerar las posibilidades de crecimiento económico de economías que están directamente articuladas, en el marco internacional, en tanto productoras de materias primas. Así que este sería el impacto general.

En el caso de la Argentina, el impacto se da en varias dimensiones simultáneamente. Por un lado, con la caída de los precios de exportación de los productos de la agricultura fundamentalmente. Al mismo tiempo, detiene la demanda global de productos de exportación argentina, no solamente hay una caída de precios, sino una reducción muy fuerte en la demanda global de esos productos en particular porque son productos que se venden al país más importante en el inicio de esta crisis, que es China. Así que se espera una violenta caída en la producción, en el PBI a lo largo del año, en particular en este primer semestre de 2020 y con suerte si la economía mundial empieza a recuperarse hacia el segundo semestre, la economía argentina podrá empezar a recuperarse hacia finales de este año. Además de este impacto vinculado a la inserción internacional de la economía argentina, juega un rol muy importante el impacto que está teniendo la cuarentena que reduce drásticamente la actividad económica en todo el país, va a tener un impacto brutal en los mercados de trabajo locales y regionales en toda la Argentina y va a facilitar desde el punto de vista del capital el avance sobre las condiciones de trabajo.

¿Cómo afecta esta crisis al sector trabajador? ¿Cómo impacta a un sector informal que viene de fuertes golpes en el último tiempo?

 La forma que asume esta crisis vinculada al Coronavirus está teniendo un impacto muy violento sobre las condiciones de vida y trabajo del conjunto de la clase trabajadora en la Argentina, en particular en el llamado sector informal de la economía, trabajadoras y trabajadores que llevan adelante sus tareas sin protección social, sin protección estatal de ningún tipo prácticamente. Fundamentalmente esto se expresa en un golpe muy violento sobre quienes trabajan en la actividad de la construcción y de servicios, por un lado sobre todo mujeres vinculadas al trabajo de servicio doméstico y trabajadoras y trabajadores (pero muchas trabajadoras) en el sector salud y educativo donde la crisis también está impactando a través de la intensificación del desarrollo de las tareas en condiciones de salarios muy reducidos, sobre todo a través de los últimos cuatro años y con una inflación que por ahora sigue siendo muy elevada.

Las acciones del gobierno para paliar parcialmente este embate de la expansión de la crisis sobre los sectores populares son bastante limitadas si se tiene en cuenta la profundidad que esta crisis está asumiendo.

¿Creés que debido a esta crisis se producirán conflictos sociales?

 Por ahora, lo que se observa frente a esta situación, es una cierta pasividad de los sectores populares que estamos tratando de encontrar cómo re articularnos en el marco de una crisis y medidas de política desde el Estado que fracturan las posibilidades de participación política y popular.

La cuarentena hace muy difícil la organización o el desarrollo de las organizaciones de su trabajo en las barriadas populares, en los lugares de trabajo y eso dificulta fundamentalmente las posibilidades de rechazar el avance sobre nuestras condiciones de vida y trabajo.

Pero, poco a poco vamos encontrando formas de re articular nuestros procesos organizativos y de resistencia y se empiezan a vislumbrar en distintos lugares exigencias de mejorar las condiciones de trabajo en el marco de la crisis, de aumentar las transferencias para garantizar la reproducción de la vida en los espacios vitales (particularmente en las barriadas populares), mayores demandas para que el Estado deje de reprimir a la población en los barrios y hacer que recursos materiales y económicos para poder garantizar sobre todo las tareas de reproducción y cuidados que son una de las más abandonadas y las más difíciles de realizar en un marco de cuarentena y de “aislamientos social” como gusta llamar al gobierno. Este aislamiento, esta separación de los distintos sectores de la clase trabajadora hace que esas tareas de cuidado sean muy dificultosas y en eso estamos tratando de recomponer esas relaciones y poder llevar adelante estas tareas de la mejor manera posible mientras dure este proceso.

¿Cómo podría pensarse una salida favorable para los sectores populares y el pueblo trabajador?

 Una salida favorable a los sectores populares y a la clase trabajadora en su conjunto supondría, por un lado, recomponer estos niveles de organización (algo que ya desde antes de la crisis sanitaria expresada en el Coronavirus se estaba viendo como algo dificultoso) para avanzar en esa correlación de fuerza en favor de una mayor capacidad de resistir e imponer otro programa, otra forma de gestión de gobierno.

Por otro lado, es necesario plantear desde otro lugar la solución a la crisis capitalista que estamos atravesando que, como dijimos, es una crisis que tiene una expresión sanitaria o médica, pero en realidad es una crisis más profunda de las relaciones de producción del capital a escala internacional. Estas demandas que necesitamos construir, masificar y buscar imponer en políticas públicas también tienen que ver, por un lado con reconocer la necesidad de poner en el centro del problema la reproducción de la vida y desplazar la reproducción capitalista como eje articulador de las políticas estatales pero va más allá del debate de si es la economía o la vida lo que está en el centro. La vida está en el centro porque es el centro de la economía. La reproducción capitalista no puede realizarse sin la vida de las personas, nuestras vidas jugando un rol central en ella. Así que es necesario poner la sustentabilidad de nuestras vidas en el centro de las políticas estatales. Las políticas de cuidado tiene que amplificarse en todos lados y en particular en las barriadas populares donde hay más dificultades y el Estado tiene que concentrar recursos y esfuerzos en articular estas políticas de cuidado con las organizaciones que realmente existen en los territorios y que desarrollan estas tareas cotidianamente, son quienes tienen la experiencia, la llegada a los barrios, etc, sin la necesidad del uso de las fuerzas de seguridad en este tipo de políticas.

Por otro lado, es fundamental encontrar modalidades de financiamiento de toda esta intervención pública, en este sentido diferente, que tienen que incorporar la mayor carga impositiva sobre los sectores más acomodados de la sociedad (los que hoy podríamos denominar dominantes), quienes tienen la capacidad de apropiar rentas y beneficios extraordinarios y que tienen que aportar a contribuir a la salida de esta crisis, por otro lado también en el mismo sentido, el Estado tiene que reorientar el conjunto de su actividad y sus gastos hacia la reproducción de la vida y, por lo tanto, reducir al mínimo indispensable los gastos vinculados a otras actividades como puede ser el financiamiento al subsidio a actividades capitalistas de alta intensidad como es el desarrollo de Vaca Muerta. Hay que cancelar ese proyecto y dejar de aportar recursos públicos ahí. Lo mismo con el problema que tenemos y que el gobierno sigue poniendo en el centro como es el problema de la deuda externa que hay que desarticularlo suspendiendo la idea de que la sostenibilidad de la deuda es el eje central de cualquier política de desarrollo.

En realidad, la deuda odiosa, esta deuda injusta e ilegal que estamos sufriendo hay que dejar de pagarla para poder aplicar los pocos recursos que disponemos al desarrollo de estas actividades de cuidado que involucran multiplicidad de tareas incluyendo, por ejemplo, la producción pública de medicamentos a escala nacional, y desarrollo y la conformación de un sistema integrado de salud pública universal que desarticule este sistema fracturado en obras sociales, prepagas, y sistemas de hospitales mal financiados, y lo mismo en otras áreas vinculadas a las actividades de cuidado. Estas son las actividades que hay que, por un lado, impulsar y sostener también en el sentido de plantearse un camino distinto para salir de esta crisis que permite ir desarrollando nuevas actividades que son centrales en la reproducción de la vida y el financiamiento y estructuración del sistema de salud pública, de ciencia y tecnología, entre otras prioridades que hay que apuntar para crear una estrategia de producción de vida diferente.

También podemos agregar la necesidad de poner en el centro de la vida, poner en el centro la producción de alimentos sanos para el conjunto de la población, y esto supone desarmar el proyecto extractivista de exportación de productos producidos con agrotóxicos, de todo lo que es la agroindustria, y re ordenar este esquema en favor de la producción de productos de calidad sin el uso de químicos y agrotóxicos en exceso promoviendo, a la vez y simultáneamente, el desarrollo de la agricultura familiar. Estas son algunas de las líneas hacia donde hay que articular un discurso y un debate respecto a las tareas para encarar la salida de esta crisis.

*Entrevista realizada el 31/03/2020.

La vida en el centro, la vida en juego. Crisis, pandemia y la urgencia del cambio social

Publicado el 15 de Abril de 2020

Especial para ContrahegemoniaWeb para el Dossier “América latina en la encrucijada: pandemia, rebeliones y estados de excepción

La crisis civilizatoria del capitalismo avanza a pasos acelerados. Sus expresiones económicas, políticas, sociales, ecológicas, sanitarias, son cada vez más intensas y abarcan todos los rincones del mundo, todas las geografías, todas las escalas, a ritmos dispares, pero en cualquier caso sin pausa. Está en juego el futuro de la vida en el planeta, mucho más que el futuro de la humanidad. América Latina, Nuestramérica, no está exenta de estos movimientos cataclísmicos.

Frente a la crisis abierta, el año 2020 pone sobre la mesa nuevamente la discusión en torno a las opciones disponibles, las salidas a construir. La pandemia del Coronavirus y sus efectos expansivos hace tanto más urgente obtener conclusiones políticas de la realidad que vivimos. La barbarie capitalista se presente con claridad supina en estos tiempos violentos. No tenemos tiempo que perder. Estamos ante un nuevo tiempo histórico.

Una crisis en tiempos revueltos

En nuestra región, los años recientes han sido convulsionados. Agotado el ciclo hegemonizado por gobiernos progresistas, neodesarrollistas, el giro neofacista del continente es claro.

La crisis de los desarrollismos estuvieron ligadas a sus límites materiales pero sobre todo políticos. Los programas de gobierno con redistribución marginal de ingresos, financiarización extendida de la vida, profundización del saqueo y consolidada dependencia estructural, encontraron sus límites en poco más de una década. La crisis global de 2008, la muerte de Hugo Chávez, la transición hegemónica global hacia el Este y nuestra nueva dependencia en relación con China, marcaron el fin de esa primera etapa.

Esos gobiernos -autodenominados progresistas- no supieron, no quisieron, desarmar las barreras que impiden a nuestros Pueblos proyectar una vida digna de ser vivida. Construyeron una infraestructura de políticas sociales que son insuficientes para sacar a las familias de la pobreza y – a la vez- multiplican la financiarización de nuestras vidas; atan el acceso a los productos y servicios básicos de manera creciente a formas mercantilizadas y privatizadas, mientras amplían las formas del trabajo precario. El progresismo en el gobierno multiplicó el extractivismo y el saqueo de nuestros bienes comunes para proveer al mercado mundial capitalista y hacer frente a un nuevo ciclo de endeudamiento externo. En paralelo, esos gobiernos alimentaron nuevas modalidades de dependencia global: el giro global hacia el Este se reprodujo en nuestra región bajo la forma de una creciente articulación desigual y dependiente con el capitalismo chino y su área de influencia.

Las resistencias populares se multiplicaron pero también se acrecentó la respuesta conservadora de los sectores dominantes. En la medida en que la crisis capitalista extiende sus efectos sobre nuestros territorios, los Pueblos hemos demostrado nuestra capacidad de impugnar -aunque no siempre detener- los intentos de transformar el clima de crisis en una oportunidad para el ajuste capitalista. Las fracciones dominantes han sabido aprovechar el tiempo y enfrentan la resistencia social con violencia: multiplican el asesinato de militantes populares en Colombia, apuntalan golpes de Estado -como en Bolivia-, un régimen siniestro en Chile reprime la movilización popular y en Brasil avanza una fórmula militar-teocrática.

En el marco de la pandemia, las débiles democracias latinoamericanas son puestas aún más en suspenso: la participación política no institucional es sumergida bajo las botas de las fuerzas de seguridad, mientras el Estado (más burocrático y autoritario que nunca) hace uso del saber-poder técnico-médico-científico para justificar cualquier medida, evitando la participación popular tanto en la toma de decisiones como en su gestión (por ejemplo, el ejército pretende reemplazar a las organizaciones comunitarias en los barrios).

De los fundamentos de la crisis a las salidas populares

La aceleración de la crisis a partir de la pandemia, abre infinidad de preguntas para las organizaciones populares. ¿Cuál es el camino a seguir? ¿Qué proyecto estamos construyendo para enfrentar y superar la barbarie capitalista?

La pandemia acelera la crisis económica tal cual se venía desarrollando: como desaceleración general de la actividad económica y el comercio a escala global. La crisis de 2008 no fue superada en sus fundamentos pues las políticas económicas de auxilio sólo desplazaron su desarrollo. La veloz caída en las tasas de interés globales sólo aceleraron la financiarización global del capital, ampliando los desequilibrios existentes. El endeudamiento masivo de los Estados nacionales, las empresas y las personas solo permitió desplazar en el tiempo y espacio la creciente dificultad de valorizar el capital global.

Las cadenas globales de valor nacidas de la era de la transnacionalización del capital (años noventas y dosmil) ya no encuentran cómo multiplicar el valor. Las formas de explotación basadas en la expansión de las tecnologías de las información y la comunicación en esa etapa inicial, ya no alcanzan para multiplicar la riqueza en su forma capitalista. La fragmentación productiva que permitió la expansión de formas de industrialización periférica y dependiente (en territorios que van desde Argentina y México a Tailandia y Sri Lanka), encuentra límites asociados a la resistencia obrera y popular. Se agotó la posibilidad de seguir desplazando espacialmente porciones claves de la manufactura a nuevos espacios nacionales, en la medida en que esa carrera hacia abajo en las condiciones de vida y trabajo tiene el límite de la organización popular en cada vez más eslabones. Paralelamente, la enorme transformación impuesta por la irrupción de China como demandante global de insumos primarios encontró en aquel agotamiento su propia limitación. El extractivismo globalizado, que busca destruir los bienes comunes a los fines de conseguir los medios materiales esenciales para la valorización capitalista, enfrenta simultáneamente la resistencia de los pueblos y la explosión de la burbuja especulativa.

La aceleración de la crisis por la expansión de la pandemia del Coronavirus y la dispar respuesta de los Estados en todo el mundo, abre una proceso de destrucción violenta de capitales y -es de esperar- la renovada concentración y centralización de los mismos. El valor bursátil de las principales empresas globales ha caído en una magnitud sólo comparable con la caída en el valor de las monedas periféricas y los precios de las commodities.

En el camino, los Pueblos del mundo enfrentamos un nuevo intento de reestructuración de la organización del trabajo y la vida. La crisis y la cuarentena sobre ella, han permitido a los gobiernos y el capital intentar avanzar sobre las condiciones de trabajo y de vida, ampliando el teletrabajo sin derechos, amenazando con despidos (y despidiendo) a la vez que reducen salarios, exponiendo a miles de trabajadorxs a la pandemia mientras los ricos se protegen en (y disfrutan de) sus mansiones. La crisis pone en el centro una nueva batalla por el control de la reproducción de la vida.

Una crisis de la reproducción social

Que la crisis actual esté mediada por una pandemia es sintomático de lo que está en juego. Es la vida misma la que se encuentra en el centro. La destrucción de los comunes ambientales está en el fundamento de estas epidemias globales que se tornan cada vez más comunes (SARS-1/2002, MERS/2012, SARS-2/COVID-19). La construcción del ambiente a imagen y semejanza del capital, es decir bajo la forma de trabajo muerto, pone a la humanidad -cada vez más- frente al espejo de su posible extinción. El chivo expiatorio es siempre algún animal (mono, camello, murciélago, o pangolín) cuando deberíamos mirar a las causas más profundas: la desarticulación planificada (e irresponsable) del metabolismo del planeta.

La reproducción de la vida ha sido puesta en el centro por las luchas populares con la resistencia organizada a los tarifazos, a los ajustes del FMI, a nuevas “reformas” previsionales, a nuevas formas de organizar el trabajo (tercerización, robotización, trabajo a distancia), por las luchas feministas y ecoterritoriales. En América Latina, la consigna de lucha en Chile “No son 30 pesos, son 30 años”, sintetiza el hartazgo con un patrón de organización social que nos obliga a trabajar cada vez más y cada vez peor; que nos fuerza a correr una carrera que nunca habremos de ganar, o en la que ni siquiera podremos alcanzar la meta (y menos aún, decidir sobre ella).

La pandemia nos pone sobre alerta respecto de la fragilidad de nuestras vidas. Sin un sistema médico universal, quién nos cuidará. Con pensiones miserables, con familias empobrecidas y sin tiempo libre, quién acompañará a les ancianes, niñes, y otras personas con necesidades. ¿Cómo podremos sobrevivir en un ambiente irreparablemente dañado por el fracking, la megaminería, agronegocio y la irracional forma de vida urbana actual? Si cuando la economía crece el endeudamiento infinito de los hogares es lo único que los mantiene a flote, qué sucederá cuándo los medios de vida se alejan de nuestras cocinas y mesas (familiares, comunitarias) en el marco de las cuarentenas forzosas y crisis económicas recurrentes.

¿Ahora somos todes keynesianes?

Parece que la magnitud de la crisis ha provocado un giro dit keynesiano en las formas de intervención estatal. De manera rimbombante se habla de keynesianismo de guerra. La tarea de enfrentar la pandemia es puesta en clave de militar, imagino que con tanques, metrallas y cuerpos combatientes. ¿Estos últimos seríamos nosotres, que sufrimos en carne viva la enfermedad y los intentos por derrotarla?

El detour keynesiano en la política económica no sorprende. Gobiernos de derechas y desarrollistas, todos, son asiduos usuarios de esa caja de herramientas, cuando ‘las papas queman’. Formas de liberalismo y ‘intervencionismo’ (keynesianismo) han sido hermanos gemelos, opuestos por el vértice, por más de 100 años ya. Siempre útiles para salvar al capitalismo cuando el status quo parece fracturarse por las resistencias populares y el agotamiento de los medios de control y explotación.

Nadie habla ya de austeridad. Lo que hace unos meses era imposible (expansión fiscal, más subsidios, más impuestos), hoy parece la receta obvia. Les desarrollistas festejan el triunfo teórico en medio de la disputa. Los liberales patalean, pero ya no discuten la necesidad de poner al Estado como dique de contención. La crisis es tan profunda que el propio capital registra su propia mortalidad.

Los paquetes de ‘auxilio’ se multiplican: diversas formas de regulación de precios, aumento en las transferencias incondicionales de ingresos, hasta estatizaciones o intervenciones cuasi-confiscatorias en ciertos casos. En varios lugares se discute establecer impuestos extraordinarios a las grandes fortunas. Nada es imposible, nada improbable en este momento. El Financial Times (diario conservador por excelencia) habla de la necesidad de reformas radicales, que incluyen el ingreso universal incondicional. Se pone en debate hasta el pago de la deuda pública. Hay conversaciones y campañas en favor de un jubileo universal de deudas. Hasta el Fondo Monetario lo pone en el tapete.

La pregunta de rigor en este punto sería: ¿alcanza con más gasto público si mundo capitalista colapsa sobre sí mismo? ¿Es suficiente con emitir si el sistema financiero privado -liderado por la rentabilidad- jamás prestará fondos a un mar de PYMEs al borde de la quiebra? ¿No será tiempo de orientar la inversión pública a apuntalar una transformación radical de los servicios públicos de cuidados, en lugar de seguir sosteniendo patrones de inversión liderados por las decisiones de los grandes capitales? ¿No será momento de invertir en el desarrollo de los hábitats populares (asentamientos, villas, favelas, etc.) a partir de la participación actividad de la población organizada en los territorios? ¿No será tiempo de tomar control popular del sistema bancario y financiero, en lugar de despotricar contra su esperable accionar ‘egoísta’? No será tiempo de ir más allá de la repetición del mítico pasado keynesiano/desarrollista.

En el centro, la vida. En el centro, la organización popular

Esta crisis es una crisis general de la reproducción social. El trabajo de cuidados se ubica en el centro. En esta crisis, el capitalismo-patriarcal-racista, el trabajo histórica y socialmente invisibilizado realizado por las mujeres, gana el centro de la escena política. Es más visible ya en los centros de salud, donde médicas, enfermeras, personal de limpieza y administrativo, mayormente femenino, atienden a los miles y miles de pacientes que llegan sin cesar. Están en la primera línea. También el de las compañeras en miles de hogares y cooperativas fabrican barbijos y camisolines para un sistema de salud desbordado y desfinanciado. Pero también en los comedores comunitarios y merendero, en los comedores escolares, en todos los barrios populares, donde las compañeras garantizan la reproducción de la vida. En un capitalismo sostenido en el trabajo migrante, las clases altas descubren la importancia del trabajo de millones de mujeres que abandonaron sus tierras de origen para trabajar en el cuidado de hogares que no son los suyos, y hacerlo en condiciones muy precarias.

La crisis civilizatoria del capital pone al descubierto la insostenibilidad del sistema. De golpe queda en evidencia que la cuestión clave no es la sostenibilidad de la deuda, sino la sostenibilidad de la vida. Esto significa que:

(1) hay que frenar el ciclo de endeudamiento masivo de los Estados y las familias. Si el pago de las deudas ocupa el centro de la organización social, la reproducción de la vida entra en riesgo. La naturaleza rentista del capital financiero, carga a los hogares con una presión insostenible en relación al trabajo de cuidados y reproducción. Estas tareas son abandonadas, reducidas o realizadas de manera insuficiente, aun con el aumento en la explotación de quienes las realizan (mayormente las mujeres).

(2) es fundamental ampliar el enfrentamiento contra el extractivismo. El saqueo de los bienes comunes es la contracara de la presión rentista de la deuda. La sostenibilidad de la deuda supone aumentar la tasa de explotación de las riquezas naturales, que pueden producir las divisas necesarias para la reproducción ampliada del ciclo del capital financiero. Es decir, que la sostenibilidad de la deuda asume como un costo invisible la destrucción de los bienes comunes y de las comunidades, costos que incluyen también el deterioro de las condiciones de salud que luego saturan sistemas sanitarios que se encuentran desfinanciados por las políticas de austeridad.

(3) es necesario fortalecer la organización comunitaria y demandar políticas estatales a tal efecto. En toda la región el trabajo organizado en los territorios es la base concreta de la reproducción de la vida cotidiana. El capitalismo dependiente no se sostendría sin ese trabajo invisibilizado, precarizado y de alta intensidad que diariamente desarrollan miles, millones de compañerxs. Sin ese trabajo de reproducción y cuidados, no hay capitalismo posible. Mucho más importante: no hay salida popular posible si no surge desde la consolidación de formas de producción de la vida basadas en el trabajo comunitario. De ahí la centralidad de la demanda: sostener y multiplicar el trabajo en los territorios es la base de cualquier cambio radical en la organización social.

(4) es clave replantear la organización del trabajo ‘productivo’, fabril, en oficinas, construcción, etc. La paralización general de las actividad económica redujo violentamente las emisiones contaminantes, los accidentes de tránsito y otros costos ocultos (o más bien, invisibilizados) del capitalismo. Volver a la ‘normalidad’ no es una opción. Debemos ir a un régimen de jornadas laborales reducidas y menos días hábiles en la semana. Podemos ir a días de trabajo y estudio que inicien más tarde y terminen más temprano. De la misma manera, podemos encaminarnos a nuevas modalidades de transporte de pasajeros y cargas, otras formas de consumo, etc.

En definitiva, la crisis actual tendrá duros efectos sobre nuestras vidas cotidianas, en el presente y en el tiempo por venir. No serán (no son) tiempos fáciles pero pueden ser tiempos de siembra colectiva. Pueden ser tiempos de revalorización de lo público en lo estatal, de multiplicación de la solidaridad real en la práctica colectiva.

Por supuesto, nada garantiza que el final de la pandemia ser el triunfo de la razón popular. El capitalismo ha demostrado flexibilidad táctica y capacidad de adaptación, aunque en ese camino nos ha conducido al abismo de la imposibilidad de la vida. La praxis colectiva puede -debe- proponer un destino diferente, horizonte que está en nuestras manos construir.

Parar la pelota. Trabajo en la universidad en tiempos de pandemia y cuarentena

Parar la pelota

Trabajo en la universidad en tiempos de pandemia y cuarentena

Estamos en pandemia. Enclaustrades.

A fines de Febrero estábamos cerrando los programas nuevos, para un 2020 como cualquier otro año, y nos dicen “alto”. Se para todo. Se posterga el inicio de clases y se suspenden las mesas de examen. Unos días después avisan “Retomamos… hay que hacerse virtual”. ¿Qué?

Nuestro curso hace unos años usa el campus virtual de la facultad pero solo de apoyo. Teníamos ahí el programa, el cronograma de clases, la bibliografía parcialmente digitalizada. No mucho más. La mayoría de los casi 2000 cursos de grado en la UNLP ni siquiera usan un Campus Virtual. 

Ahora nos dicen que tenemos que garantizar que estén todes les estudiantes inscriptes en el Campus, que debemos garantizar el dictado virtual, y que debemos hacerlo ya. ¿Pero alguien se preguntó si todes les estudiantes tienen conectividad o si saben usar el campus? Si no saben usarlo o no tienen acceso, ¿cómo harán para aprender ahora?

¿No es tan complicado, no? Cuando se inscriben en la materia en el Departamento de Alumnos ya está. ¿Ah no? Les compañeres no docentes que gestionan el Campus (unxs pocxs) deben cagarlos a todos en cada aula virtual (claro, no hay un sistema de inscripción simultánea en la materia yen cada aula virtual). Pero también hay quienes son inscrirxs a destiempo a través de la SAE, y recién luego podrán sumarles al Campus. ¿Cuánto tarda? Varios días. Las áreas encargadas están saturadas porque de golpe y sin aviso, deben inscribir miles de estudiantes a las Aulas Virtuales.

Ah, pero las Aulas Virtuales no están creadas. La mayoría de las materias deben armar todo de cero. Todes debemos aprender las funcionalidades del Campus. ¿A quien le preguntamos? Ah, claro, a les mismos pocxs compañeres que están cargando a les miles de estudiantes, están activando las aulas virtuales y contestando todas las consultas. Todo junto, todo por el mismo sueldo.

Esto es inviable, pensamos.

Pero cómo vas a pensar eso, o peor decirlo. Hay que poner hombro ante la crisis, nos dicen. El Estado nos cuidará, luego nos aplaudirán desde algún balcón, no te preocupes.

¿Pero no les parece pensarlo mejor?

Son tiempos excepcionales. No podemos hacer como que todo esto es normal. Si yo estoy un tanto agobiado, desconcertado en el encierro, imagino que mis compañerxs docentes y no docentes, también lo están. ¿Y les estudiantes? ¿Aquellxs que vinieron del interior y están solxs? ¿Y quienes tiene niñes, adultes mayores, u otras personas a cargo?

¿Dar clase desde casa? ¿Cursar desde allí? ¿En qué condiciones materiales? ¿Tenemos internet de buena calidad? ¿Accedemos por nuestros teléfonos, o tenemos una computadora personal, que seguramente compartimos con el resto de les integrantes de la casa? ¿Tenemos lugar para trabajar y estudiar tranquilxs? Dudo que la mayoría.

¿Y cómo accedemos a los materiales? ¿La fotocopiadora está abierta? ¿Podemos ir hasta ella (no creo que aun haya sido considerado un “servicio esencial”)? ¿Y si no? ¿Leemos todo desde la computadora o del celular? ¿Está todo digitalizado? ¿Y los libros? Uff… Muchas preguntas, pocas respuestas tranquilizadoras. 

¿Podemos revisar esto? Les docentes nos tenemos que adaptar, nos dicen. Poner el hombro. Claro, pero quién nos reclama eso ¿El Estado que hace unos días firmó con los sindicatos (en medio de la pandemia, vale recordar, sin asambleas, ni debate) una paritaria miserable, que además anuló la cláusula gatillo de la paritaria anterior? ¿El Estado que no tiene presupuesto aprobado para las Universidades, que no nos da los medios de trabajo necesarios para hacer nuestro trabajo (ahora, supuestamente online)? ¿Quién garantizar la calidad de mi acceso a internet? ¿Yo me tengo que pagar el servicio? ¿Y renovar la computadora que me compré con mi sueldo hace 5 o 6 años?

Es cierto, la Universidad nos apura pero trata de ayudarnos. ¿En serio? De golpe, hay actividades de formación para la docencia online a las apuradas. Nos llegan innumerables mails de los departamentos docentes, de las secretarías académicas, de la Universidad, de las áreas de educación a distancia. Tratamos de hacer, cada dos días, una clase virtual para aprender a dar una clase virtual, cómo si no tuviéramos ya una carga intensificada de trabajo. Ya se, tratan de ayudarnos y lo agradezco. Y no es culpa de les compañerxs de las áreas de educación a distancia (EAD). Ellxs hacen un trabajo excepcional. Pero no se puede así; así no se puede trabajar. Dar un curso online no es simplemente digitalizar todo, y no se puede inventar todo de cero. Hay prueba y error, se necesita tiempo!

Trabajamos online, ok. ¿Pero en qué horarios? ¿Con qué dedicaciones y salarios? ¿24×7, como dicen ahora? La pandemia parece ser la excusa para conculcar nuestros derechos laborales básicos. En fin, todo vuela por la ventana, también nuestro convenio colectivo de trabajo.

Pero claro, con eso garantizamos que los cursos se dicten y la calidad de los mismos no se deteriore. ¿En serio pensamos eso?

Seguramente, con tiempo y medios, las herramientas digitales pueden ayudar a un mejor proceso de enseñanza/aprendizaje. Pero no podemos simplemente asumir que es lo mismo eliminar por completo los espacios de encuentro, las clases. No se puede hacer una clase virtual igual que una clase “en vivo” (es más, eso nos lo explican los que más saben de esto, les compañerxs de las áreas de EAD). Además, aun si quisiéramos, no hay ancho de banda ni espacio en los servidores de la Universidad. Cuando entramos todes juntes, el sistema colapsa. Es decir, no se puede materialmente hacer. ¿Imaginan, clases con más de 50, 100, 200 estudiantes en vivo por la pantalla de una computadora? ¿Imaginan el trabajo en grupo sin hablarse primero, sin conocerse cara-a-cara? ¿Y si tenés que hacer prácticas, experimentos, salida de campo?

Parece que hemos re-descubierto que la ciencia y la tecnología es un componente esencial para la solución de muchos de los problemas que atravesamos. Hemos recuperado la idea de que se necesita un sistema de salud pública de alcance universal. Detrás de todo esto está la formación universitaria, estamos les docentes, no docentes y les estudiantes que serán futuros profesionales en tantas áreas claves.

Ahora bien, sin presupuesto no se puede trabajar. No podemos hacer magia. Estamos en una situación excepcional, de emergencia. Una situación que no sabemos cómo va a seguir, cuándo se va a resolver ni cómo.

¿Tan grave es parar la pelota y pensar colectivamente una respuesta consensuada y sensata, que tome en cuenta el punto de partida, que no se lleve puesta nuestros derechos, nuestra salud física y psíquica?

No hay que tener miedo de decir “tenemos que tomarnos el tiempo necesario para revisar las prácticas universitarias para adaptarlas a la emergencia”. Mientras tanto, suspendemos el dictado de los curso.

La democracia universitaria no puede salir por la ventana por la pandemia. Tranquilizarse y pensar, debiera ser el eje de una salida acordada colectivamente.

Mariano Féliz. Profesor UNLP. Investigador CONICET. La Plata, 5 de Abril de 2020.