La Francia de Sarkozy

La Francia de Sarkozy
Son las 19 hs y estaba en el RER (tren urbano) en Paris. Se escucha por los alto parlantes que tres estaciones están cerradas por una manifestación. En cuanto puedo desciendo del tren. Bajo en Saint-Michel, y regreso caminado hasta las estación Luxemburg, frente al parque del mismo nombre.
Miro para todos lados. Solo se ven vallas, policías vestidos de tales y de civil, también veo a los famosos ‘tortugas’. Además, hay decenas de autos policiales en las cercanías de la estación.
No pasa nada, me digo.
A los pocos instantes, veo llegar bajando por Boulevard Saint-Michel aproximadamente frente al Place de la Sorbonne (si, frente a la famosa Universidad) a un contingente de unos 400 jóvenes.
Vienen por la calle, marchando, tranquilos, sin carteles, solos con su cánticos contra el reciéntemente elegido presidente, el derechista Sarkozy. Algunos de los jóvenes tienen en sus ropas calcomanías que leen “anti-Sarko”.
Sarko (como le dicen) había sido ministro del interior en el gobierno de Chirac. Durante los levantamientos de finales de 2005, apuntó directamente a los jóvenes rebeldes de los barrios periféricos y los tildó directamente de delincuentes. Ese hombre es hoy presidente de Francia.
Los “emeutes” (literalmente “amotinados”) se habían alzado contra la persecución policial, que en concreto había provocado la muerte de dos jóvenes de las barriadas populares de Paris. Son los excluídos de Francia, los inmigrantes y sus hijos (la mayoría, franceses de nacimiento), ciudadanos de segunda para muchos, como para el nuevo presidente. Esos jóvenes y estos que manifestaban hoy miércoles 9 de mayo, sólo desean dejar de ser tratados como “nadies”, como gente sin derechos.
En la marcha que relato había, decíamos, unos 400 jóvenes. De golpe una columna de unos 200 polícias, con escudos y bastones, se alineó de lado a lado del Bd Saint-Michel, por detrás de la movilización mientras la misma avanzaba por el costado del parque Luxemburg.
Yo acompañaba la manifestación desde la vereda, tratando de interpretar lo que los manifestantes gritaban. De golpe, frente a la movilización, saliendo de quien sabe dónde se armó otra fila de policias; la fila de ‘flics’ (‘canas’) cubría la calle de bote a bote. Estábamos encerrados.
Progresivamente las dos columnas policiales fueron acercándose; no había forma de salir.
Muchos de nosotros pudimos salir de la pinza policial, metíendonos en edificios de la cuadra. Luego de un rato pudimos salir, cuando la hilera policial había pasado. Seguían llegando policías, con sus autos, ‘celulares’, más escudos.
Habían pasado casi dos horas. La policía, finalmente, detuvo uno a uno a los que habían quedado dentro de la pinza, unos 100 manifestantes.
Ellos fueron detenidos por nada, por gritar a viva voz que no quieren a Sarkozy. Que no quieren a quien promete deportar a los cientos de miles de inmigrantes ‘sin papeles’ que habitan Francia (y a quienes la hipocrecía de la sociedad niega sus derechos, aunque claro está reclama que trabajen por centavos en las tareas de que nadie quiere hacer). Que desean vivir en una sociedad democrática, donde manifestarse no sea motivo de persecución policial. En una Francia que haga honor a las tres palabras que, desde la revolución de 1789, la han definido e identificado en el mundo: libertad, igualdad y fraternidad. Al parecer, esa es la Francia que está desapareciendo.

Mariano – 9/5/2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: